Sobre los celos


2216612074_d23c1861df.jpg

Los celos son una forma de retener al hombre o a la mujer, ¿no es así? Cuanto más celosos estamos, mayor el sentimiento de posesión. El poseer algo nos hace felices; decir que algo es de nuestra exclusiva propiedad, aunque sea un perro, nos hacer sentir cómodos y a gusto. Ser exclusivos en nuestras posesiones nos proporciona seguridad y certidumbre. Poseer algo nos hace importantes y esta importancia es a lo que nos aferramos. Pensar que poseemos, no un lápiz o una casa, sino a un ser humano nos hace sentir fuertes y extrañamente satisfechos. La envidia no es por causa del otro, sino debida a nuestro propio valor e importancia.

Pero yo no soy importante, no soy nadie; mi esposo es todo lo que tengo; ni siquiera mis hijos cuentan.” Todos tenemos una sola cosa a la que nos agarramos, aunque asume diferentes formas. Usted se aferra a su esposo, y otros a una creencia, pero la intención es la misma. Sin el objeto al que nos apegamos nos sentimos completamente perdidos, ¿verdad? Tenemos miedo de sentirnos totalmente solos. Este miedo es odio, celos, dolor. No hay mucha diferencia entre la envidia y el odio.

© ¿Qué estás haciendo con tu vida?     Krishnamurti

     

 Para la reflexión:

 Observa cuáles son las cosas, creencias y/o personas a las que estás aferrado.

Observa qué sucede en ti (pensamientos, sentimientos, acciones) cuando tienes estás cosas “controladas”, cuando las posees.

Observa ahora qué sucede (pensamientos, sentimientos, acciones) cuando sientes el riesgo de perder estas cosas, creencias o personas.

Observa cómo de manera sistemática condenamos a otro por esa pérdida o riesgo.

Reflexiona por fin sobre la frase de K que dice que “la envidia no es por causa del otro, sino debida a nuestro propio valor.”

Anuncios

4 pensamientos en “Sobre los celos

  1. Gracias por el texto de Krishnamurti, pone claridad donde no lo hay.
    Te envio este texto que quizas conoces.de Pupul Jajakar
    “AFORTUNADO EL HOMBRE QUE NADA ES”.
    CARTAS A UNA JOVEN AMIGA

    Entre 1948 y principios de los años 60, Krishnaji era fácilmente accesible y mucha gente venía a verle. Las relaciones florecían en los paseos, en las entrevistas personales, a través de cartas. Las cartas que siguen1 las escribió a una joven amiga que llegó a él herida en cuerpo y mente. Escritas entre junio de 1948 y marzo de 1960, revelan una rara compasión y claridad; se despliegan en ella la enseñanza y el poder curativo; desaparecen la separación y la distancia; las palabras fluyen; ni una sola palabra es superflua; la curación y la enseñanza son simultáneas:

    Sea dúctil mentalmente. El poder no radica en la firmeza y en la fuerza, sino en la flexibilidad. El árbol flexible aguanta el ventarrón. Adquiera el poder de una mente rápida.
    La vida es extraña, tantas cosas ocurren inesperadamente; la mera resistencia no resolverá ningún problema. Uno necesita tener infinita flexibilidad y un corazón sencillo.
    La vida es el filo de una navaja y uno ha de recorrer ese sendero con cuidado exquisito y dúctil sabiduría.
    La vida es muy rica, tiene tantos tesoros, y nosotros la afrontamos con los corazones vacíos; no sabemos cómo llenar nuestros corazones con la plenitud de la vida. Somos pobres internamente, y cuando se nos ofrecen riquezas, las rechazamos. El amor es algo peligroso, trae consigo la única revolución que da completa felicidad. Y así muy pocos de nosotros somos capaces de amar, pocos queremos amar. Amamos en nuestros propios términos, haciendo del amor una cosa comerciable. Tenemos la mentalidad mercantil y el amor no es comerciable, no es un asunto de toma y daca. Es un estado del ser en que se resuelven todos los problemas humanos. Vamos al pozo con un dedal, y así la vida se vuelve una cosa vulgar, pequeña y mezquina.
    ¡Qué exquisito lugar podría ser la tierra, con tanta belleza como hay, tanta gloria, tanta imperecedera hermosura! Estamos atrapados en el dolor, y no nos importa poder salirnos de él, aun cuando alguien nos esté señalando una salida.
    No sé, pero uno está ardiendo de amor. Hay una llama inextinguible. Uno tiene tanto de ese amor que desea darlo a todos, y lo hace. Es como un río poderoso que fluye, nutriendo y regando cada ciudad y aldea por las que pasa; se contamina, la suciedad del hombre entra en él, pero las aguas se purifican pronto y rápidamente prosigue su curso. Nada puede estropear el amor, porque todas las cosas se disuelven en él las buenas y las malas, las feas y las bellas­. Es la única cosa que tiene su propia eternidad.

  2. Las personas celosas son mucho más propensas a tener miedo a la soledad o miedo a estar sin pareja.

    Las personas celosas, suelen ser personas con una autoestima baja, esa es una de las causas del porque las personas celosas constantemente piensan que sus parejas les son infieles o les podrían estar siendo infieles, debido a la autoestima baja que poseen andan pensando que su pareja fasilmente podría encontrar a una persona mucho mejor. Es decir, el pensamiento de una persona celosa sería el siguiente “Como yo no soy tan maravilloso/maravillosa es probable que mi pareja encuentre a una persona mucho más fascinante y que de paso me pueda llegar a ser infiel”.

    Cuando una persona que no es celosa vive una infidelidad esta piensa “Mi pareja no es digna de mi, por lo tanto no merece seguir siendo mi pareja. Me meresco a una persona mucho mejor” en cambio cuando una persona que si es celosa vive una infidelidad esta piensa “Talvez la razón por la cual me fue infiel, es porque quizas yo no soy tan maravilloso/maravillosa como aquella persona con la cual me engañó”

  3. La persona que no es celosa piensa “Que maravillosa es mi pareja, debo sentirme afortunado/afortunada”. En cambio el pensamiento de una persona que si es celosa es. “Debo ser lo suficientemente maravilloso/maravillosa para que alguien este comigo”

    Una persona que no es celosa dice “Yo soy feliz porque tú eres feliz”, en cambio aquella persona que si es celosa dice “Yo soy feliz porque tú estas conmigo”

    Una persona que no es celosa dice “Tu eres mi pareja”. En cambio una persona que si es celosa dice “Tú eres mío/mía”

  4. Creo que lo importante en este post, es la necesidad de poseer, …lo que sea…..
    Se presupone que el hecho de sentirse querido le da una sustancia a nuestra existencia, nos da una relevancia,. un sentido, pero quizás esa necesidad de sentirse algo hace que algunas personas necesiten de otras, creo que los celos en sí mismos son el camino más corto para perder a alguien, y….si como queremos entender, amamos a esa persona, debemos amarla esté o no con nosotros, de hecho, para qué amamos si no?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s