Abul ʿAla Al-Maʿarri, fue un ciego Vidente entre hombres que tenían ojos y no veían


wallpaper-2141646

Almaarri no creó una filosofía nueva y absoluta, sino una poesía nueva y absoluta; pero ¿cuál es el hombre que consiguió crear una filosofía absoluta en todo el sentido del vocablo? ¿No es la filosofía como las modas, que cambian con el correr de los siglos y toman el colorido de cada mentalidad?

Abū al-ʿAlāʾ al-Maʿarrī

Fue un ciego Vidente entre hombres que tenían ojos y no veían. Su ceguera física le condujo a buscar la soledad y el retiro para luego producir en él la tristeza, la duda, y finalmente, la rebeldía. Fijó sus ojos internos en la vida y confundió sus prejuicios y supersticiones con la Religión. Con hondo pesimismo miró a la muerte y la tomó por fin. Hizo de la predestinación su dios. Es entonces cuando lo vemos erguirse en medio de imágenes mentales y pensamientos fantasmagóricos, blasfemando contra la vida, en un siglo entregado a la voluntad de los días y de las noches; lo mismo que cuando los elementos inconscientes son entregados a la fuerza de las costumbres y la monotonía. _AbulAlaAlMaarri_en

Era un poeta rebelde, mas no un filósofo. El filósofo es aquel que descarna la vida de sus exterioridades para verla en su absoluta desnudez; mas el poeta la ve caminar entre legiones de rimas sonoras, concepciones nuevas y estrofas musicales. Almaarri no creó una filosofía nueva y absoluta, sino una poesía nueva y absoluta; pero ¿cuál es el hombre que consiguió crear una filosofía absoluta en todo el sentido del vocablo? ¿No es la filosofía como las modas, que cambian con el correr de los siglos y toman el colorido de cada mentalidad?

Mas la vida es una caravana que eternamente camina hacia adelante. El filósofo podrá con una nueva idea o con una enseñanza original, detenerla, un lapso, en su marcha; pero no le es dable impedir que ella camine hacia lo que no sabemos. Empero el poeta camina con ella cantando, riendo y llorando. Si abandona su compañía, ella se ríe de él, mas si sigue las huellas de sus pies, le conducirá a su Templo Sacrosanto, para coronado con su laurel.

La Vida coronó a Abul Alá Almaarri con el laurel, mas le volvió la cara como filósofo.

La Vida se rebela hasta contra los mismos rebeldes.

Gibran Khalil Gibran

gibran.222

Sami Yusuf – Forgotten Promises

Los cuartetos de Abul al-’Ala’ Al-Ma’arri

Los siguientes 20 cuartetos son los primeros de 122 que aparecen en la obra publicada en 1904 Los cuartetos de Abul al-’Ala’ de Ameen F. Rihani, escritor libanés fundador de lo que se conoce como literatura árabe-estadounidense. El libro contiene la primera traducción al inglés de una selección de cuartetos provenientes de “Luzum ma la yalzam” (Cumplir con lo innecesario) y “Saqt e-zand” (La chispa del eslabón) de Al-Ma’arri. En la versión en inglés, el primero, segundo y cuarto verso riman, quedando el tercero solitario. En la versión al español que les presento, realizada por mí, esa rima sólo aparece ocasionalmente.

I
Observa la Noche, no sea que digamos con jactancia:
“Se desplomó bajo la espada del Día, sangrando”.
Reaparece otra vez con su multitud de estrellas
Mientras se agazapan los ardientes Soles con prestancia.

II
Oh, Noche, para mí eres tan brillante, tan bella
Como el Crepúsculo o el Alba, de dorada cabellera;
Cuántas veces, siendo jóvenes, acechamos bajo su sombra,
y Júpiter, con aliento contenido, ¡nos miraba!

III
Nuestros ojos, desatentos al llamado del dulce Sueño,
del libro de Estrellas de Dios recorren el mejor soneto,
Las Pléyades –de ellas se despide la Luna,
nos ofrece un beso y presurosa tiende hacia el oeste.

IV
Pero pronto mi Noche, esta Reina Etíope atractiva,
Que pasa enjoyada, tranquila, serena,
Envejecerá y teñirá profundamente de Azafrán
Sus trenzas, para disfrazar las cenizas de la edad.

V
Giran nuestras Noches y Días sobre sí mismos,
Y terminamos, como Planetas, donde iniciamos;
Posamos los pies sobre la cabeza de los muertos
Y aunque la cuna llora, sonríen todas las sepulturas.

VI
Entre dos riberas eternamente se mece la Vida;
La recorremos, ¿alguien conoce la otra orilla?
Nunca podría, aunque camine largo sobre el puente,
Gemir como las olas, ah, yo, ni cantar como el viento.

VII
Nuestros gozos y pesares se injurian entre sí,
Vienen y van, perduran un instante;
Las Nubes, que vierten lágrimas en tierra y mar,
Tienen labios de relámpago, enmascaran su llanto al sonreír.

VIII
¿Qué provoca, en mi fe, que el Hombre deba gemir
En la Pena de la Noche, o el placer del amanecer elegir?
En vano se arrullan las palomas en aquella rama–
En vano uno canta o solloza: ¡Mirad! se ha de ir.

IX
!Muy solemnemente pasa el funeral!
Bajo este mismo cielo, de la vida la marcha triunfal
sigue su ruta –se desvanecen ambos en la noche:
Lo mismo son para mí, el sollozo, la alegría sin par.

X
Date cuenta, amigo, engulle la tierra nuestras tumbas
El cadáver de nuestros padres a la arena regresa
Desde el tiempo de Aad, ¿dónde y cuántas son las sepulturas?
¿Este mar de muerte no tiene un acantilado, una ribera?

XI
Así han pasado ellos y pronto nosotros hemos de seguir
Hacia la media noche o el medio día interminable;
Las estrellas, fugadas también de sus esferas,
En los brazos del Sol galante o la Luna se han de extinguir.

XII
Camina sútil, aunque mil corazones no la ven
Podría ahora en esta verde bruma latir;
Está aquí la hierba que fue fresca ayer,
Aquí lo que queda de los que fueron alguna vez.

XIII
La tumba reúne amigos y enemigos
Y sonríe con desprecio ante el espectáculo,
Una multitud de cadáveres amontonados
¡Ay de mí! El tiempo cosecha siempre su siembra.

XIV
La urdimbre y trama de la Vida son el dolor y la tristeza
Amarga la copa, dolor sin fin la condena;
Extraño es entonces que deba tejer, que deba beber
¡Si bien sabe destrozar tanto la Copa como el Telar!

XV
Los días a todos nos devoran; nadie se salvará.
Y el colmillo de las horas, como de león, nos aguarda;
Pronto se juntan y entre sus dientes gemimos,
Pronto regresan a su guarida eterna.

XVI
Nos mudamos de esta tienda maltratada
Hasta cierta morada de paz, por accidente;
Noche de profundo sueño y reposo es la muerte
Mientras este sueño en la vida es de alquiler.

XVII
Cada morada a la ruina va
Ya sea palacio o nido de gorrión;
Que no exista lo grande, lo poderoso, todo debe irse,
Igual que aquella blanca paloma a descansar en lo que construyó.

XVIII
¿Por qué hemos de beber de la fuente de la fe?
¿Por qué en la puerta de Saki alivio hemos de buscar?
Una mentira allí mil mentiras engendrará
Y al final lleno de pena tú mismo estarás.

XIX
No temer a quien confío es lo que quiero.
Pero confiar, sin miedo, no es lo mío, amigo;
Mucho mejor es la Duda que me da paz
Que todas las Creencias que en fuego eterno pueden terminar.

XX
Tras la Hipocresía y el Canto llevamos prisa,
Nuestras aficiones son todas de silueta enfermiza;
Duda de todas las cosas, incluso duda de tu edad,
Duda de la bondad del que hace buenas acciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s