¡Un Mundo Ardiente!


¡SÍ, Amor mío!

Somos los que aún tienen corazones de trueno, extremidades de relámpago.

No nos conformaremos con respuestas fáciles.

Permaneceremos cerca del latido y del pulso de la vida, el martilleo y las sacudidas de ella,

el trueno y la luz.

Nos romperemos a diario en el altar de la experiencia, hechos pedazos por amor,

rotos y penetrados y rotos una y otra vez implacablemente,

incesantemente, atrapados en esta unión erótica hasta el cansancio,

hasta el climax de más apertura,

siempre apertura, entrando y siendo penetrados, inundando y siendo inundados,

con tanto poder, con tanto placer,

dolor, felicidad, melancolía, en una danza extática de cercanía y separación,

amor y anhelo, sombra y sol.

Antes de nuestras inteligentes filosofías, antes de las máquinas,

antes de la Tierra misma, encontrémonos aquí,

en completo desconcierto de que existimos, de que existimos en absoluto.

Sí, amor mío,

pueden medicarnos, llamarnos incivilizados, encerrarnos,

pero no pueden llevarse nuestra locura,

¡No pueden quebrar nuestra devoción a un mundo ardiente!

 

– Jeff Foster

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.